miércoles, 18 de noviembre de 2009

¡25! ¡Y TODOS DE GOLPE, UNO DETRÁS DE OTRO!

Pues sí, hoy soy un año más viejo, justo ayer cumplí 25 (aunque dice Thara que estoy genial para mi edad, jaja, será petarda, Tharitíssima) y fue bastante bonita la sorpresa que me disteis todos, malditos roedores, allí, en casa de Ángel y Maya como si os hubieseis acordado a última hora, y cuando fui a abrir las ventanas para coger el cenicero, estaban allí todos los regalos, como si hubiesen llegado los reyes (los magos, no los Borbones, que esos aún no me han regalado nada) o el detallazo de Jhonny, de llamarme, o Javi, que llego tarde al concierto con tal de felicitarme aunque fueran cinco minutos y por mitad de la calle, o Layla y Rocío, que se curraron unas marionetas/monja increíbles, o Rebecca, que trajo ginebra de la buena, jaja o Adell, que me mandó un sms justo a las 00.01¡en serio, así se sobrelleva mejor el cuarto de siglo!

PD. Y tú, Javi, menos coñas, que te falta menos de un mes para llegar a ti también...

jueves, 5 de noviembre de 2009

HASTA LOS HUEVOS DEL TRABAJO

¿Hasta dónde puede aguantar una persona normal en un trabajo anormal? ¿Es lógico que te cambien el horario y las aulas prácticamente cada semana? ¿Es normal que no te paguen hasta casi mediados/finales de mes poniéndote excusas? ¿Cómo coño se supone que puedo dar las clases si después de llevar semanas esperando unas putas fotocopias tengo que hacerlas yo por mi cuenta? Y la guinda son las exigencias/paranoias/rarezas del director... (si es que una academia ilegal tiene director, que esa es otra) Va el estafador y dice que ahora resulta que para el examen que se están preparando mis estudiantes debía haber venido una chica de nivel principiante que jamás apareció por clase... ¿Y yo qué cojones sabía? Si no me lo dicen ellos, no lo voy a adivinar yo por ciencia infusa, además, que yo doy nivel superior, ¿qué hago? ¿La meto en clase con las otras dos alumnas que tengo de nivel superior? ¿O pierdo día y noche acomodando mi horario y dando clases particulares a una sola persona que ni siquiera se ha puesto en contacto conmigo? O cuando me dicen que mandarles un correo a mis estudiantes avisando que nos cambian de horario y aula es tomarme demasiadas confianzas con ellos... Tomarme demasiadas confianzas sería acabar con ellos de fiesta en cualquier discoteca a las ocho de la mañana, no tener su dirección de correo. O las quejas cuando en vez de usar las audiciones en cinta que tenían ellos desde los años ochenta, voy yo y me las descargo de internet, además, las oficiales del Instituto Cervantes, no sólo porque son más modernas, si no porque no tengo un casete donde poner la puta cinta... En fin, que el viernes 13 y el lunes 16 hacen los dos exámenes (oral y escrito) y acaban las dos alumnas que tengo ahora, y mucho tienen que cambiar las cosas para que siga en esa academia...
PD. Sé que no soluciono nada contándolo, pero al menos me alivia