miércoles, 23 de febrero de 2011

NUEVAS RELIGIONES



¿Harto de su religión de toda la vida? ¿No le convence su dios? ¿la fe de su vecino es más mística que la suya? ¡No se preocupe! ¡Tenemos la solución! Cuente con nuestra ayuda para salvar su alma empecatada con una nueva religión, hay varias ofertas.



Empecemos con la Unicornio rosa invisible, diosa tan válida donde las haya, y mucho más resultona que por ejemplo Cristo crucificado ¿o no?

Los unicornios rosas invisibles son seres de gran energía espiritual. Lo sabemos porque son capaces de ser a la vez rosas e invisibles. Como todas las religiones, la religión de la Unicornio Rosa Invisible se basa en la lógica tanto como en la fe. Tenemos fe en que los unicornios son rosas; y por la lógica sabemos que son invisibles, ya que no podemos verlos.

En palabras de su profeta, Steve Eley. ¿Descabellado? Probad a cambiar Unicornio rosa invisible por Dios en cualquier discurso religioso y veréis como nadie nota la diferencia...
Y al revés tampoco.


Si no nos convence la Unicornio rosa invisible, tan parapragmática ella, nos queda la Iglesia de Google algo más sosa pero también con muy buenos fundamentos. Es lo más parecido a un ser omnisciente (pero esta vez demostrado científicamente), claramente omnipresente, responde a nuestras oraciones, es inmortal e infinito, es omnibenevolente (esto se lo deberían mirar otros dioses tan aficionados al fuego, condenaciones eternas y castigos) y sobre todo no hace falta tener fe porque hay millones de pruebas de su existencia.

Para los más clasicorros y racionalistas, nada mejor que la tetera de Russell que se explica ella solita y muy bien:

Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es demasiado pequeña como para ser vista aún por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en un tiempo iluminado, o la del inquisidor en tiempos anteriores.

Pero como credo no deja de ser un poco soso, además una cosa es comerse a Dios los domingos y otra usarlo a diario a las cinco para tomar el té ¡un poco de respeto para con las deidades, por favor!
Vaya, que si sigue habiendo ateos en estos tiempos no será por falta de alternativas... Y eso por no hablar de las que ya todos conocíamos, la Iglesia maradoniana, la religión de los jedi, y mil más, pero me dejo la mejor para la siguiente entrada...

2 comentarios:

Cristina dijo...

¿Se puede ser anti-religión Google? :P Amos, que yo quiero ser una negocionista de la omnipotencia googliana...

don Quijote de Bolonia dijo...

Bueno, aunque esas negociaciones hay que hacerlas con el enviado de Google en la tierra, de todas formas yo confiaría más en la Unicornio rosa invisible...