domingo, 10 de abril de 2011

DELICIOSAMENTE ICONOCLASTA


Nunca viene mal reírse de los ídolos y tener un poquito de mitomanía destructiva. La risa es sana, catárquica.

No hay comentarios: