jueves, 4 de agosto de 2011

SOBREVIVÍ A FINES (UNA SEMANA DESPUÉS)

Ya sabréis que el fin de semana pasado estuve en las fiestas de Fines, en Almería, pero también sabéis que estoy yendo y viniendo del pueblo a Granada y que soy algo huevoncillo a la hora de actualizar el blog.
La verdad que las fiestas fueron raras... Bueno, las fiestas en sí, no; fueron ni más ni menos las fiestas de un pueblecillo del interior de Andalucía. Lo raro fue cómo acabé allí...
Al final tuve la sensación de estar gorroneándole a un chico que conocimos en el etnosur y que lo mismo me tiraba los trastos a mí que se los tiraba a Davinia y nos acabó invitando a pasar las fiestas allí, pero por casualidades y circunstancias el único que se fue fui yo. Hasta ahí normal, yo le dejé claro que tengo novio y que como colegas lo que quisiera.

Pero al final fue incómodo, y no por la tensión sexual, que no hubo. Pero tuve la sensación todo el tiempo de que me invitó por cumplir, sin esperar que de verdad dijese que sí que iba, y que yo me presenté allí y él no esperaba ni que yo me tomase en serio la invitación, no sé si me explico.
Pero vaya, que me la suda, que yo me lo he intentado pasar lo mejor que he podido, que he triunfado entre toda la gente que he conocido y que no me puedo quejar, ya sabéis, los mapachitos somos animales sociales, nos dejéis donde nos dejéis controlamos.
Además, qué coño, que yo me debía ya una visita a Marmolandia, la zona de Almanzora, y se la debía a Javi y al resto de cebolleros, y sí, doy fe: EN OLULA, HASTA LAS ACERAS SON DE MÁRMOL. Alguien tenía que decirlo, jajajaja

No hay comentarios: